Back to Top

Si la vida te da limones, haz limonada. Así dice un refrán. A mí la vida me dio uvas, muchas uvas…

Me vine unos días a paseo, y me encontré con una parra espectacular, poblada hasta las cejas de unos racimos verdes que me miraban con sus ojitos claros. Y yo no soy quién para andar desoyendo el llamado de la parra, faltaba más. Así que me olvidé completamente de la tradición de las doce uvas en nochevieja (increíble omisión, con semejante cargamento alrededor), pero al día siguiente empezamos el año con mucho calor, y este jugo fresquito para apaciguarlo. Casi una limonada, porque las uvas son un poco silvestres y bastante ácidas. En la receta adapto las cantidades con un poco de jugo de limón, pensando en que ustedes conseguirán uvas dulces.

El toque alimonado más rico lo da, oh sorpresa, un puñadito de hojas de cedrón. Con menta sale genial, y si consiguen melisa que también es una hierba muy cítrica, mejor aún. Pero el cedrón amigo pegó tan bien con las uvas que pertenece a la sección “Combinaciones inesperadas que son un gol”, y yo sostengo que calma más la sed. Un efecto placebo que no estoy dispuesta a dejar caer.

La mini receta del primer juguito de la temporada, limonada de uvas con cedrón, por acá.

Posted 8 months ago / 4 notes / Tagged: jugos, bebidas, jugo de uvas y cedrón, limonada, limonada de uvas, uvas, cedrón, limón, menta, sin lácteos, sin gluten, veganas, vegetarianas, combinacionesquesonungol, Un dos tres ya,